¿Por qué Panamá para constituir una sociedad y no otro país de América o el Caribe?

Después de un amplio trabajo de investigación, hemos llegado a la conclusión de que Panamá es el país que más conveniencias ofrece a los hombres de negocios europeos; por todas las facilidades que ofrece no solo para los inversionistas extranjeros, sino también por todas las preferencias que favorecen al empresario europeo, fundamentado por acuerdos, contratos y convenios firmados entre las más altas representaciones de ambos regiones.

Reconocidas como un excelente instrumento de planeamiento fiscal, las sociedades anónimas panameñas son ampliamente conocidas y utilizadas en todo el mundo porque ofrecen muchos beneficios fiscales, en especial, cuando se utilizan como corporaciones o sociedades offshore o IBC's, como se las denomina en otras jurisdicciones, teniendo en cuenta, además, que la República de Panamá es considerada un paraíso fiscal.

Las sociedades panameñas son fáciles de dirigir y administrar a la vez que ofrecen versatilidad y seguridad. La Ley 32 de 1927, sobre sociedades anónimas de la República de Panamá se aplica por igual a las sociedades anónimas que realizan negocios locales, es decir, dentro de la República de Panamá y a las sociedades cuya actividad se considera offshore, tal como se las conoce.

Las sociedades panameñas también se utilizan comúnmente como el perfecto instrumento de protección de activos por razón de que pueden servir como una compañía holding o pueden poseer o ser dueñas de toda clase de activos.

Una gran ventaja que nuestra Ley ofrece a las sociedades offshore panameñas es la posibilidad de desarrollar actividades que no son objeto de impuestos en Panamá, ya que Panamá utiliza un sistema tributario basado en el principio de la territorialidad. De esta forma, la sociedades panameñas sirven a comerciantes, inversionistas y a compañías extranjeras para lograr ahorros en el pago de impuestos.

Una sociedad anónima offshore podrá abrir cuentas bancarias y ser dueña de bienes en el extranjero sin tener que pagar impuestos en Panamá por mantener estos bienes a su nombre.